Los comienzos del surf en Europa no fueron como creías. Parte III

Los comienzos del surf en Europa.Una historia llena de personajes, lugares e hitos que rebelan la riqueza de la historia del surf en Europa.


LA HISTORIA EMPIEZA EN LA CÔTE


A pesar de todas las historias anteriores, se puede afirmar que el surf, tal y como lo conocemos hoy, llegó realmente a Europa, concretamente a Biarritz, en 1956. En ese año, y con ocasión del rodaje de la película “The Sun Also Rises”, basada en el libro “Fiesta” de Ernest Hemingway, los californianos Peter Viertel, marido de Deborah Kerr, y Dick Zanuck, hijo del célebre productor Darryl Zanuck, viajan a Biarritz. Dick, que era surfista, hizo traer a instancias de Viertel dos tablas de surf, que fueron importadas desde California con las cajas que transportaban las cámaras. Una de las tablas se rompió durante el viaje. Cuando las tablas llegaron a Europa, Zanuck que era el surfista del grupo, había regresado a California. La aduana francesa reclamaba un 170% del valor de las tablas en concepto de impuestos, por lo que Viertel decidió pasarlas de contrabando a través de la frontera española. A los pocos días, y en presencia del mismísimo Hemingway, entró al agua. Aquel primer baño fue un desastre, y la tabla acabó contra las rocas. Viertel confió al local Georges Hennebutte su reparación. Al día siguiente, Hennebutte y Viertel surfearon sus primeras olas en Côte des Basques.

Entre el grupo que presenció aquella primera experiencia surfística estaban Arnaud de Rosnay y Jacques Rott. Rott, que desde 1952 fabricaba bellyboards, fabricó dos replicas en madera de balsa, de dimensiones 340 x 65 x 7 cm y 25 kilos, a partir de la tabla de Viertel. Las tablas fueron estrenadas en la primavera de 1957 en Hossegor, y desde ese momento todo se aceleraría en el viejo continente.



0 views